El Despido Indirecto (Autodespido)

Se entiende por despido cuando nuestro empleador da por terminado el contrato de trabajo con sin justa causa, antes de la fecha de finalización del mismo, cuando esta terminación se da por la decisión propia del trabajador, ésta se llama renuncia.

Sin embargo, en ocasiones se puede hablar de despido cuando la decisión la tomó el trabajador de dar por terminado su relación laboral, y esto sucede porque el trabajador se despide a sí mismo, o más bien, le ahorra el trabajo al empleador de hacerlo. En ese caso se habla de despido indirecto.


El despido indirecto se da cuando el trabajador se ve forzado a terminar la relación laboral debido a que el empleador ha incurrido en conductas irregulares que impiden que el empleado continúe desarrollando sus actividades, como lo podrían ser el no pago de salarios, incurrir en agresiones físicas, verbales o morales, el violentar la ley penal, entre otras actividades.

Así que, para que esta modalidad de despido sea realmente la que ha previsto la ley, es necesario que dichas circunstancias obedezcan a unas señaladas taxativamente en el artículo 62, literal B del Código Sustantivo del Trabajo:

 

"(...)

1. El haber sufrido engaño por parte del empleador, respecto de las condiciones de trabajo. 
2. Todo acto de violencia, malos tratamientos o amenazas graves inferidas por el empleador contra el trabajador o los miembros de su familia, dentro o fuera del servicio, o inferidas dentro del servicio por los parientes, representantes o dependientes del empleador con el consentimiento o la tolerancia de éste. 
3. Cualquier acto del empleador o de sus representantes que induzca al trabajador a cometer un acto ilícito o contrario a sus convicciones políticas o religiosas. 
4. Todas las circunstancias que el trabajador no pueda prever al celebrar el contrato, y que pongan en peligro su seguridad o su salud, y que el empleador no se allane a modificar. 
5. Todo perjuicio causado maliciosamente por el empleador al trabajador en la prestación del servicio. 
6. El incumplimiento sistemático sin razones válidas por parte del empleador, de sus obligaciones convencionales o legales. 
7. La exigencia del empleador, sin razones válidas, de la prestación de un servicio distinto, o en lugares diversos de aquél para el cual se le contrató, y 
8. Cualquier violación grave de las obligaciones o prohibiciones que incumben al empleador, de acuerdo con los artículos 57 y 59 del Código Sustantivo del Trabajo, o cualquier falta grave calificada como tal en pactos o convenciones colectivas, fallos arbitrales, contratos individuales o reglamentos. 

PARAGRAFO. La parte que termina unilateralmente el contrato de trabajo debe manifestar a la otra, en el momento de la extinción, la causal o motivo de esa determinación. Posteriormente no pueden alegarse válidamente causales o motivos distintos.
"


Sin embargo, la ley ha previsto que las partes pueden establecer otras circunstancias, y éstas deben estar estipuladas en el contrato de trabajo, convención colectiva, reglamento interno de trabajo, pacto colectivo, etc.

Habida cuenta de lo anterior, estamos frente a la siguiente aseveración: El trabajador que pretenda "autodespedirse", deberá, previamente, verificar que la conducta desplegada por el empleador, y la que pretende invocar como fundamento de su decisión, debe estar consagrada en el artículo antes mencionado, contrato de trabajo, convención colectiva, etc., como justa causa para dar por terminado el contrato de trabajo por parte del empleado.

Así que, si el empleado se equivoca con las causales para dar por terminado el contrato de trabajo por parte del trabajador con justa causa, fracasará su empeño por obtener el pago de la indemnización por despido indirecto.

Es necesario advertir que el trabajador está en la obligación de comunicarle al empleador, por escrito, su decisión de dar por terminado el contrato de trabajo, indicándole de manera clara y precisa los motivos que lo conducen a tomar esa decisión, es necesario que hable de manera explícita y breve los hechos que han generado la toma de esta decisión, indicando el día y la hora (de ser posible) en que ocurrieron los hechos reprochables.

Los empleadores pueden utilizar un sinnúmero de estrategias para obligar al trabajador a pasar su carta de renuncia, desde acoso laboral, hasta desmejoramiento de las condiciones laborales, etc.

No sobra aclarar que el despido indirecto injustificado debe ser reconocido o calificado por el juez laboral, por lo que necesariamente se requiere de una demanda.

Durante el proceso que se debe adelantar ante la jurisdicción laboral, el empleado deberá probar debidamente que los hechos causantes de su autodespido son atribuibles al empleador, toda vez que la carga de la prueba está a cargo del trabajador, salvo en los casos de falta de pago de salarios o consignación de las cesantías, casos en los cuales es el empleador quien debe probar que si ha cumplido con su obligación.

Precisamente, la Corte Suprema de Justicia, sala de decisión laboral, en sentencia del 30 de julio de 2003 expresó lo siguiente:

 

"No cabe entonces la equivocación endilgada por cuanto la existencia del despido injusto no fue punto que desarrollara el Tribunal dentro de sus consideraciones, pues, dando por sentada la existencia del despido indirecto y entendiendo que éste genera idénticas consecuencias que un despido injustificado, analizó la existencia del derecho a percibir la pensión sanción por parte del ex-empleado.

En este orden de ideas, aun omitiéndose los insalvables errores enunciados el cargo no debe prosperar, por cuanto la censura olvida los reconocidos efectos que la ley ha otorgado y que el desarrollo jurisprudencial ha reconocido al despido injusto y a la renuncia provocada; pues en dicho caso, al contrario de lo que expone la impugnante, no existe una decisión libre del empleado tendiente a finalizar la relación laboral sino, una presión por parte del empleador que obliga a aquél a tomar dicha determinación; en consecuencia, al haberse establecido la existencia del despido indirecto, cuestión sobre la cual no cabe discusión alguna, y entendiéndose que con éste se causan los mismos efectos que con el despido injustificado, asiste al exempleado el derecho de recibir la pensión sanción por cumplirse los requisitos que estableció el artículo 8 de la ley 171 de 1961, vigente al momento del rompimiento del vínculo labora
l."

 

Para mayor información, síguenos en FacebookTwitter, o en nuestro Blog

O escríbenos a nuestro correo electrónico: Jurisconsultossas@gmail.com

 

Atendemos tus consultas de forma gratuita y te ayudamos con la defensa de tus derechos, contamos con especialistas en todas las áreas del derecho.


Encuentra todas nuestras publicaciones aquí, o algunas sentencias de interés.

Suscríbase para recibir todas nuestras actualizaciones

Ingrese su correo electrónico:

¡Recuerde que, una vez se suscriba, debe autorizar la suscripción siguiendo el enlace que le será enviado al correo electrónico utilizado!

Escribir comentario

Comentarios: 0

JURISCONSULTOS

Calle 19 # 6-68 Oficina 1309

Edificio Ángel

Bogotá D.C., Colombia

Código Postal: 110311

 

Tel: +57(1)9277185

Cel: +57(312)4135016

        +57(311)3592510

        +57(312)4991946

Email: contacto@jurisconsultossas.com

SÍGUENOS

FOLLOW US

TAMBIÉN EN